Un ejemplo del carácter ruso

Era la primera clase que iba a tener con alumnos rusos. La asignatura estaba relacionada con el español. Empezaba el cuatrimestre y estaba ilusionado por lo que éste pudiera aguardarme. Estaba seguro de que todos empezarían a asaltarme con preguntas, de que se me iban a pegar como una lapa para estrujarme hasta la última gota de mi español, etc. Pero esto fue lo que pasó:

Entré y me senté cerca de la profesora. El resto de alumnos no me preguntó ni me dijo nada. Simplemente se sentaron como si no me hubieran visto. Al terminar la clase, todos salieron hablando de sus cosas. Ya está.

En este momento comprendí lo fríos que realmente son los rusos (si bien es cierto que en clase sólo había un macho).

Sin embargo, hoy, al tener mi primera clase con un grupo compuesto únicamente por chinos, en cuanto salió la profesora empezaron a preguntarme todo tipo de cosas, a sonreírme y ofrecerme compartir el libro del que yo carecía… En resumen, justo la reacción que esperaba del grupo de rusos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s