La historia de los cajeros automáticos

Iba al cajero a meter dinero en mi cuenta, pues tener demasiado capital en casa me parece peligroso en este país.

Al llegar al centro comercial donde se encontraban los dos cajeros de mi sucursal, me llevé una sorpresa al ver que, encima de los teclados de ambos cajeros y en papel higiénico, estaba escrita la frase estrella de este país: “NO FUNCIONA”.

Con una sonrisa en la cara, vi cómo otra mujer también se daba media vuelta y seguía con su vida como si fuera la cosa más normal del mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s