El borracho

Eran las diez de la noche y estaba esperando a la маршрутка (una furgoneta en nefastas condiciones que hace las veces de autobús) cuando un hombre se acercó a pedirme, balbuceando, lo que pude entender que era fuego. Se disculpó una treinta y siete veces y se alejó. Iba hasta el culo. Luego volvió y se puso a medio centímetro de mi cara a contarme algo en algún idioma parecido al ruso sobre los valores de la familia. También dijo algo sobre vacas, me pareció entender.

Llegó la маршрутка. El borracho dijo: “Bueno, yo también me voy a subir”. Este, al oír a los conductores hablando en un idioma diferente al ruso, empezó a amenazarlos y gritarles que hablaran en dicho idioma, que él estaba en Rusia y que si les costaba mucho hablar en ruso. Ellos dijeron que no, que a él qué le molestaba. Tras lo cual el borracho los amenazó diciéndoles que “iba a llegar hasta la última estación para hablar con ellos”, y llamó por teléfono a un compadre para que lo esperara en dicho lugar. Yo me bajé y no sé en qué terminaría la cosa, pero me lo puedo imaginar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s