Mi estancia en Madrid

Llevaba tiempo con ganas de escribir esta entrada sobre mi estancia en Madrid, ciudad donde he pasado cuatro días y que nunca antes había visitado; pues no sólo voy a hablar de la Cloaca, ¿no? Habrá que expandir los horizontes.

Para empezar, como en el resto de Españistán, el precio del transporte me pareció desorbitado (un euro y medio por un viaje de metro). Por otra parte, encontré bares donde te puedes hincar un menú del día por 10 pavos con su bebida y su postre, y otros en los que una sola copa te cuesta la misma cantidad. En resumen, establecimientos para todos los bolsillos.

En lo que se refiere a la infraestructura, todo me pareció muy nuevo y limpio, pero claro, acostumbrado a la Cloaca, ya ves tú la comparación.

Uno de los días que estuve allí fue el día de Reyes. Fui a ver las carrozas. En ese momento comprendí que yo jamás podría vivir en aquella ciudad. El gentío me impedía ver el desfile desde cualquier posición posible. Mucha gente estaba allí de pie mirando una televisión enorme que habían puesto, ya previendo lo que iba a acontecer. Enfadado, me fui de allí echando hostias y maldiciendo las multitudes y las ciudades grandes, al tiempo que recordaba mi preciosa Granada a la cual había dejado atrás no hacía tantos días y donde tan bien me lo había pasado.

En resumen, si te gustan los edificios bonicos y te preocupa tener siempre posibilidades de ocio, Madrid es tu ciudad. Si eres un romántico y odias el turismo y el bullicio, mejor vete a Graná y déjate de pollas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s